Quarta setmana de juliol, penúltim treball dels alumnes del Màster en Lied de l'ESMUC; l'Arturo Asensi ens parla de Mit Myrthen und Rosen, del Liederkreis, op. 24 de Robert Schumann. Gràcies, Arturo!
 
Rosenstillleben - Ferdinand Georg Waldmüller
Natura morta amb roses - F.G. Waldmüller
 

Mit Myrthen und Rosen es el último Lied de la obra Liederkreis op.24 de Robert Schumann. Por su duración y entidad propia, es el único que se interpreta ocasionalmente por separado, aunque en mi opinión cobra todo su sentido poético si realmente es la culminación del ciclo y de la historia que acontece a nuestro personaje a lo largo de las 8 canciones anteriores.

En este blog ya se ha escrito en varias ocasiones sobre el año 1840, el Liederjahr de Schumann. Año en el que Schumann se dedicó exclusivamente a este género y que supuso un enorme regalo para todos los que amamos el Lied puesto que vieron la luz joyas como el Liederkreis op.24 y op.39, Myrthen op.25, Lieder und Gesänge vol.I, Liebesfrühling op.37, Frauenliebe und leben op.42 o el maravilloso Dichterliebe op.48, por nombrar unos cuantos, ya que es absolutamente asombrosa la ingente producción durante ese famoso año tan prolífico para el compositor.

Después de que el poeta espere y desespere por ver aparecer a su amada, decide huir de la ciudad para poder pasar página y superar el desamor, o al menos eso cree él. En este último Lied, el poeta decide enterrar las canciones, como metáfora de cerrar este desafortunado capítulo amoroso de su vida, de donde crecerá una bella flor de la tranquilidad. Desea que algún día la amada encuentre esa flor y al escuchar las canciones entienda el amor que el poeta sintió por ella. Ahora bien, el sufrimiento no se soluciona por completo puesto que nos confiesa que él no encontrará la paz hasta que él mismo sea el que esté dentro del féretro y no sus canciones, aspira a la muerte como forma positiva de cesar el sufrimiento y la pena, como la última y única solución. Es muy habitual encontrar entre el repertorio de Lied que un poeta encomiende a las canciones la misión de contar, en su nombre, el amor que él no alcanza o no puede expresar por su amada; tanto es así que ya lo hallamos en el primer ciclo de lied concebido como tal que no es otro que An die ferne Geliebte op.98 de Ludwig van Beethoven.

A lo largo de la canción encontramos numerosas simbologías como en el primer verso que presenta los mirtos y rosas, dos plantas símbolo, desde la antigüedad, del amor y la belleza consagradas a la diosa Afrodita; metáfora de ese amor que es el hilo conductor de todo el ciclo. A continuación, cita el olor del ciprés, el cual, a pesar de ser asociado habitualmente a la muerte y los cementerios, es históricamente en diversas culturas símbolo de inmortalidad y resurrección (por sus hojas perennes y ser resistentes al fuego). Era un símbolo de bienvenida y de unión entre el cielo y la tierra por su altura y desarrollo vertical; es pues, el árbol perfecto para expresar el amor que siente el poeta, que lejos de superarlo y “pasar página” permanecerá eternamente a pesar de no ser correspondido, esperando algún día poder expresarse. A todo esto hay que añadir lo comentado anteriormente de la simbología de la muerte como salvación del sufrimiento y no como final trágico.

Schumann expresa todo este cúmulo de emociones, de desenlace final de la historia, con una línea melódica en el preludio del piano, muy sugerente con una melodía ascendente que suena a esperanza, improvisación sugerida por el olor de las rosas, los mirtos y los cipreses; una misma melodia que se vuelve impetuosa y arrolladora cuando compara el amor que siente el poeta con la furia del volcán Etna. En cambio, en la segunda sección que se inicia con el verso “Und es wird mir im Herzen viel Ahnung laut” (y nacen en mi corazón muchos presentimientos) el piano se vuelve más inestable y transparente para acabar en el postludio expresando de forma magistral la nostálgia y el soplo de amor. En cuanto a la línea vocal, con un registro bastante amplio, tiene, en general, un color dulce y esperanzado, que transmite ese deseo de que la amada llegue a ver esas canciones enterradas para ella. Con un punto de misterio al hablar del espíritu del amor y con una melancolía abrumadora cierra el lied “und flüstern mit Wehmut und Liebeshauch” (y susurran con nostalgia y hálito de amor).

La versión que propongo es del tenor Ian Bostridge con Julius Drake al piano. La he elegido porque considero que Bostridge hace un trabajo magnífico con el texto aportando a cada palabra todo su significado con el color de la voz, y la fonética alemana. No obstante, recomiendo encarecidamente que escucheis también la versión de Fischer-Dieskau, que pese a no estar en el tono original de Schumann hace una interpretación increible como el cantante de referencia de Lied que es. Espero que disfruteis de este maravilloso lied que cierra el ciclo Liederkreis op.24.

 
 
Mit Myrthen und Rosen
 

Mit Myrten und Rosen, lieblich und hold,
Mit duft'gen Zypressen und Flittergold,
Möcht' ich zieren dies Buch wie 'nen Totenschrein,
Und sargen meine Lieder hinein.

O könnt' ich die Liebe sargen hinzu!
Auf dem Grabe der Liebe wächst Blümlein der Ruh'
Da blüht es hervor, da pflückt man es ab-
Doch mir blüht's nur, wenn ich selber im Grab.

Hier sind nun die Lieder, die einst so wild,
Wie ein Lavastrom, der dem Ätna entquillt,
Hervorgestürzt aus dem tiefsten Gemüt,
Und rings viel blitzende Funken versprüht!

Nun liegen sie stumm und totengleich,
Nun starren sie kalt und nebelbleich,
Doch aufs neu' die alte Glut sie belebt,
Wenn der Liebe Geist einst über sie schwebt.

Und es wird mir im Herzen viel Ahnung laut:
Der Liebe Geist einst über sie taut;
Einst kommt dies Buch in deine Hand.
Du süßes Lieb im fernen Land.

Dann löst sich des Liedes Zauberbann
Die blassen Buchstaben schau'n dich an,
Sie schauen dir flehend ins schöne Aug',
Und flüstern mit Wehmut und Liebeshauch.

Con mirtos y rosas, dulces y bellas,
con perfumados cipreses y oropeles,
quisiera adornar este libro, igual que un féretro,
para enterrar mis canciones en su interior.

¡Oh, podría así mismo enterrar al amor!
Sobre la tumba del amor crecerán las florecillas,
Brotan allí, podrán recogerse allí.
Florecerán cuando yo mismo esté en la tumba.

Estas ardientes canciones,
como lava que fluye del Etna,
brotan desde lo más profundo de mi alma,
convirtiéndose en miles de centellas encendidas.

Ahora yacen mudas e inertes,
están heladas y pálidas como niebla,
pero de nuevo el antiguo ardor las hará revivir
cuando el espíritu del amor vuele sobre ellas.

Llegan a mi corazón tantos presentimientos
Cuando el espíritu del amor amanezca sobre ellas,
entonces este libro llegará a tus manos,
a ti, dulce amada, en un lejano país.

Se liberarán las canciones de su sortilegio.
Las pálidas letras te contemplarán a ti,
suplicantes contemplaran tus hermosos ojos
y susurrando con nostalgia, suspirarán de amor.

(traducción de Susana Weber)

 
Afegir comentari

Comentaris

  • No s'han trobat comentaris

Utilitzem cookies per millorar la nostra web i la teva experiència de navegació Llegir més

Accepto